En la actualidad las capacitaciones laborales ya no son vistas como una opción si no como un recurso que debe estar presupuestado en las organizaciones.

Es importante estar conscientes que los colaboradores necesitan una preparación continua para mantenerse actualizados e innovar dentro de la empresa.


Cuando se habla de capacitaciones muchas veces el primer pensamiento que se tiene es el gasto en dinero y tiempo y cómo afecta a la operación de la empresa. Pero esto no debería ser considerado como un gasto de recursos si no una inversión que, de ser bien efectuada, pueda traer resultados positivos en cada aspecto deseado.

pexels-photo-1432942.jpg


¿Cuáles son las ventajas?


Para la empresa:

  • Aumenta su rentabilidad.

  • Levanta la moral de los empleados.

  • Disminuye la necesidad de supervisar las tareas.

  • Mejora la relación entre jefes y subordinados.


Para los empleados:

  • Les ayuda a resolver problemas y tomar decisiones por sí solos.

  • Forma líderes y mejora la comunicación interpersonal.

  • Permite lograr metas individuales.


Pero ¿por dónde comenzar?

Existen varios ámbitos en donde se pueden implementar capacitaciones pero antes es necesario realizar un FODA por departamento, esto permite analizar las fortalezas y áreas de oportunidad de cada una; brindar el apoyo en donde en verdad se necesita y no reforzar algo en donde los resultados ya están siendo positivos.


Después de haber analizado la situación actual de la empresa se puede decidir qué tipo de capacitaciones son necesarias implementar.


Las capacitaciones se pueden realizar principalmente de 2 formas:

  1. Alguien interno experto en el tema la imparta.

  2. Invitar a una persona ajena a la organización a realizar una capacitación en un tema específico.



Una de las ventajas que alguno de los colaboradores realice las capacitaciones es que ya conoce el entorno de la empresa y cuáles son las necesidades exactas. Pero también está la desventaja que por estar dentro de la organización se tenga una visión más limitada de ciertas áreas de oportunidad y no se hayan explotado al máximo algunas fortalezas.

Lo positivo de tomar como opción a una persona externa para que pueda impartir la capacitación es que se reciben ideas frescas y desde otro punto de vista. El escuchar y aprender de personas ajenas al entorno diario hace que las personas estén receptivas a nuevas formas de ver las cosas y poner en práctica lo que se está impartiendo.


Invertir en los colaboradores es invertir no solo en la productividad de la empresa si no también en un excelente clima laboral y la estabilidad de cada uno de ellos.